Uncategorized

La misma cuestión cien años más tarde. Historia y matrimonio

Stegner, Wallace, Ángulo de reposo, Barcelona, Libros del Asteroide, 2009

 

El protagonista de esta novela es un catedrático de historia norteamericano ya jubilado, Lyman Ward. Desde luego, la forma en que este hombre ficticio reconstruye la historia de su abuela tiene mucho de aleccionador para cualquiera que haya intentado escribir algo de historia, y más si se trataba de historia de las mentalidades o de eso que –algo pomposamente– llaman algunos «microhistoria». Stegner escribe muy, muy bien, y cala con profundidad en el alma humana, que es lo que uno busca siempre en la buena literatura.

Otro interés añadido de la historia está en que se basa en documentos reales: la correspondencia de una ilustradora norteamericana, May Hallock Foote, que sería la abuela de Ward. Ese juego entre la historia documentada y la ficción tiene siempre un especial atractivo, plantea preguntas acerca de la verdad histórica y el tiempo que merecen pensarse y repensarse.

En tercer lugar, es un libro que enseña mucho de historia de norteamérica, de los Estados Unidos ante todo, de las diferencias entre el Este y el Oeste, y algunas cosas interesantes de México y por eso de historia de España. Y no hablo solo de historia del siglo XIX y comienzos del XX.

Finalmente, en mi opinión lo que lo hace más grande es la fuerza con que evoca el problema central que aborda: la cuestión del criterio moral sobre la propia vida, el amor y el matrimonio. Pienso que podría resumirse diciendo que es una reflexión sobre la permanencia del amor como cuestión central de la vida y del matrimonio como el lugar en que ordinariamente se resuelve. En ese sentido es apasionante y, en mi opinión, bastante acertada, aunque no muy esperanzada. El matrimonio que se estudia es el de los años finales del siglo XIX, pero en realidad se está pensando al hablar de él, como siempre pasa con la historia y también con la literatura, en lo que ocurría con los matrimonios de los años finales del XX (el libro fue premio Pulitzer en 1972). Su esfuerzo de análisis psicológico de un hombre y una mujer y de sus más allegados es impresionante. Cuando toca los temas más profundos casi se atreve a hablar de Dios, aunque se advierte que la cuestión todavía produce vértigo al autor. Hay ahí una aridez desasosegante típica de la cultura en que ha crecido la obra.

Anguloreposo

Es extenso, 703 páginas, magnífico como texto, de esos que resulta difícil dejar de leer. Una gran obra de literatura que ayuda a entender mejor la historia norteamericana y la de todos nosotros. La cuestión del título, qué sea el «ángulo de reposo», pienso que es mejor dejarla para la lectura directa de la obra. El autor es un maestro en dosificar informaciones y ésta la administra muy pausadamente en su escrito. No me atrevo a enmendarle la plana en esto…

Anuncios
Estándar
Uncategorized

Cuando los Estados Unidos decidieron ir a la guerra en Europa

Zimmermann

Tuchman, Barbara W., El telegrama Zimmermann. El documento secreto que cambió el curso de la Primera Guerra Mundial, Madrid, Rba, 2010
Supongo que este es el típico caso de monografía: la historia de un telegrama. Ahora bien, el caso lo justifica, y la historia es para disfrutarla. De hecho es una historia de espías reales, con alemanes, mexicanos, norteamericanos, británicos, suecos y japoneses como actores. Y de matemáticos descifrando códigos, y de submarinos y de conversaciones en el despacho oval de la Casa Blanca… Con los años 1916-1917 como marco, y con el denso telón de fondo de la Gran Guerra.
El asunto puede parecer demasiado especializado y realmente exige conocer al menos someramente el contexto de los contendientes y las circunstancias de la guerra, pero es fácil seguir la narración. Tuchman, como siempre, demuestra maestría escribiendo, aunque este no sea su mejor libro. Por cierto, el original es de 1958. Ya que lo digo… pienso que si este libro sigue siendo tan actual es por el tipo de interpretación que adopta, nada ideológica, ceñida a la descripción y comprensión de personas y  naciones, esos grandes protagonistas de la historia.
Sólo hay que lamentar algunos fallos en la traducción, a veces de puntuación.
Y, la gran pregunta antes de leerlo: ¿cómo un país que mayoritariamente detestaba la idea de ir a la guerra en Europa pudo cambiar de opinión en unas pocas semanas?
A disfrutarlo.

Estándar
Uncategorized

Acerca de la Unión Soviética antes de 1945

Media_http3bpblogspot_raakl

Kravchenko, Víctor, Yo escogí la libertad, Madrid, Ciudadela, 2008.
Es un libro escrito en 1946 por un jefe de compras de la URSS en EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial que huyó de la dictadura comunista. Es interesante por la época, por el estilo, y por cómo se ven las cosas 62 años después. Me ha interesado especialmente la visión del pacto nazi-soviético desde Rusia, la absoluta falta de mención de la guerra civil española, y la descripción de la hambruna en Ucrania y de las purgas de Stalin vistas sobre el terreno. La historia de su relación con la policía política es de novela, de hecho hay novelas que seguramente se basan en testimonios como éste. Se lee fácil y se aprende historia. Mejor si se sabe algo de la época antes de abordarlo, claro.

Estándar
Uncategorized

Kosovo independiente, Europa dependiente

El mes de febrero de 2008 nos deja una fecha para la historia: el 17 de febrero Kosovo se proclamó independiente de Serbia. Alemania, el Reino Unido, Francia e Italia lo reconocían inmediatamente… siguiendo en esto a los Estados Unidos. Rusia se oponía a la medida. España no reconoce a Kosovo, pero los españoles seguimos pagando tropas que están allí para garantizar… su independencia.
Otra vez, y van muchas desde 1941, una cuestión central de la historia europea ha sido decidida por el criterio norteamericano sin que los europeos hayamos sido capaces de llegar a un acuerdo sobre ella (recuérdese el ejército alemán en 1954-1955, o Hungría 1956, o la guerra en Yugoslavia en 1995, o Kosovo en 1999).
Pero esta vez el asunto parece de envergadura: el precedente de reconocer un nuevo país, que sólo (o sobre todo) se mantiene por la presencia de tropas extranjeras en él, frente al criterio de otros europeos que se oponen a la medida, no parece augurar nada bueno. No es difícil adivinar qué intuyen los que se oponen a esa medida que deberían hacer para solucionar el problema de acuerdo con su criterio.
Sé que no era sencillo hacer caminar las cosas en otro sentido. Pero dudo que se haya valorado lo peligroso que puede resultar este precedente.

Estándar
Uncategorized

Kosovo independiente, Europa dependiente

El mes de febrero de 2008 nos deja una fecha para la historia: el 17 de febrero Kosovo se proclamó independiente de Serbia. Alemania, el Reino Unido, Francia e Italia lo reconocían inmediatamente… siguiendo en esto a los Estados Unidos. Rusia se oponía a la medida. España no reconoce a Kosovo, pero los españoles seguimos pagando tropas que están allí para garantizar… su independencia.
Otra vez, y van muchas desde 1941, una cuestión central de la historia europea ha sido decidida por el criterio norteamericano sin que los europeos hayamos sido capaces de llegar a un acuerdo sobre ella (recuérdese el ejército alemán en 1954-1955, o Hungría 1956, o la guerra en Yugoslavia en 1995, o Kosovo en 1999).
Pero esta vez el asunto parece de envergadura: el precedente de reconocer un nuevo país, que sólo (o sobre todo) se mantiene por la presencia de tropas extranjeras en él, frente al criterio de otros europeos que se oponen a la medida, no parece augurar nada bueno. No es difícil adivinar qué intuyen los que se oponen a esa medida que deberían hacer para solucionar el problema de acuerdo con su criterio.
Sé que no era sencillo hacer caminar las cosas en otro sentido. Pero dudo que se haya valorado lo peligroso que puede resultar este precedente.

Estándar