Biografía, De Gaulle, Francia, Gran Guerra 1914-1918, Segunda Guerra Mundial

Charles de Gaulle: una idea de Francia

2003DeGaullePPL(peq2)

Pérez López, Pablo, Charles de Gaulle. Una idea de Francia
Acento, Madrid, 2003

191 páginas

Propone un recorrido por un siglo de historia del país vecino (1870-1970) acompasado con la vida del más ilustre de sus protagonistas: un hombre controvertido que se rebeló contra la derrota frente al nazismo y contra cierto modo de hacer política, que conjuró por dos veces el peligro de una guerra civil, y logró que se aceptara su peculiar manera de entender la vida pública francesa y el papel de Francia en el mundo.

El libro está actualmente descatalogado. Los interesados pueden contactar conmigo para leerlo.

Anuncios
Estándar
Publicaciones propias

Personajes de fe que hicieron historia: nuevo libro

Acaba de salir un nuevo libro que he coordinado. Son seis breves semblanzas de personajes históricos mirados desde la perspectiva de sus creencias. Hemos elegido una gobernante de finales de la Edad Media, Isabel de Castilla; el primer gobernante cristiano en Asia, Legazpi; Charles de Gaulle, Presidente de la República Francesa; un técnico que hizo arte, Gaudí; un artista que hizo comunicación, John Ford; y un científico que imaginó el Big Bang, Georges Lemaître. La lectura es breve y pienso que interesante. Espero que guste y enlazo aquí14pdfqhh_med la introducción. Y dejo la ficha con información de la editorial: 117103 ¡Merece la pena leerlo!

Aquí se puede escuchar una entrevista sobre la obra (14′ el 5/7/14)

 

Estándar
Transición española a la democracia

Acerca de otro presidente, Leopoldo Calvo-Sotelo

Nueva Revista de política, cultura y arte, me publica el artículo «El lector que presidió el gobierno». Es una reseña de su libro de memorias Memoria viva de la transición. En estos días en que se ha hablado más de esos años estoy seguro de que ese libro resultaría una lectura muy interesante para muchas personas. Es un libro que merece relectura.

Imagen

Estándar
Sin categoría

Recuerdos de un maestro de la historia

Imagen

Elliott, John H., Haciendo Historia, Madrid, Taurus, 2012, 302 pp. T. O. History in the Making.

John Elliott es un destacado maestro de historiadores que está brindando últimamente valiosas reflexiones sobre la forma de escribir Historia. Este libro recoge esas ideas de forma amplia y sistemática, al paso de una autobiografía del autor ceñida a su quehacer como historiador aunque no falte alguna anécdota personal de indudable interés.

Elliot, catedrático emérito de la Universidad de Oxford, es un especialista en Historia Moderna, y lo que hemos dado en llamar un hispanista: un no español especializado en historia de España. Su relato de cómo llegó a tomar la decisión de estudiar nuestro pasado es un buen ejemplo de historia cultural de Europa, y también de España, en los años cincuenta. Y como, además, su tesis terminó por tratar de la rebelión catalana del siglo XVII, las resonancias de su tema, su proceso de investigación y la actualidad política confieren a los primeros capítulos especial viveza. La cuestión nacional es en buena medida una cuestión histórica, y precisamente de eso trata el excelente segundo capítulo de la obra.

Impulsado por el efecto que produjo en él la contemplación del retrato del Conde Duque de Olivares en El Prado, Elliott hizo del estudio de ese personaje meta e instrumento para la comprensión de un periodo que le condujo al cultivo de la biografía. Y eso en un tiempo en que muchos pensaban que los enfoques personales pecaban de reduccionistas e insuficientes comparados con la garantía “científica” de los enfoques abstractos ideológicos. Su talento para trabajar contracorriente añadió solidez a su obra y puede repasarse en el capítulo que le dedica al asunto.

Otro gran tema del libro es la decadencia, puesta en relación con la historia comparada. Elliott trabajó sobre la comparación de los imperios británico y español en América para su Imperios del mundo atlántico. España y Gran Bretaña en América (1492-1830) (2006). Lo hizo después de una doble y hasta triple reflexión sobre la decadencia: la que había realizado al estudiar la sensación de decadencia española en la época de Olivares, su vivencia del declive del imperio británico tras la segunda guerra mundial, y su conocimiento directo –trabajó en Princeton unos años– del miedo de los Estados Unidos a declinar.

Si a todo esto se añade que Elliott se ha servido de la Historia del Arte como contrafuerte en la construcción de sus explicaciones históricas, se comprende el interés de la lectura de estas páginas para comprender mejor cómo se ha hecho buena historia de España Moderna en estos últimos años. Aunque no solo de España. Hay que volver de nuevo a su capítulo sobre las historias y las identidades nacionales y a su marcado interés por la historia cultural cuando escribe de política para entender la amplitud de muchos de sus juicios. Esa visión amplia, propia del humanista que ha conseguido conocer a fondo un buen periodo de la historia, realza la autoridad de sus juicios sobre la historia atlántica o la historia global como tendencias más recientes.

En definitiva, una lectura muy agradable para los amantes de la historia, que podrá sugerirles nuevas lecturas, iluminará su visión de conflictos contemporáneos y les pondrá de nuevo ante ese inimitable aire condescendiente con que los británicos miran al mundo hispánico, esta vez impregnado de amable benevolencia.

Estándar
Uncategorized

Sobre historia y biografía

1918lawrence450

Ha aparecido una nueva publicación mía: «Relatar una vida. La biografía en el cine. T. E. Lawrence (1888-1935) y Lawrence of Arabia (David Lean, 1962)», en las actas que se pueden consultar en la red del congreso sobre el relato que dirigí hace un año: Actas del VI Congreso Internacional de Análisis Textual: El Relato (2010)

Así dice la introducción:

Dar cuenta de la vida de alguien, ser capaz de evocarla, de relatarla, es un viejo desafío humano. La literatura ha recogido testimonios bien antiguos, pero es seguro que los ensayos orales lo eran todavía más. Las sagas, las viejas historias que fundamentan la vida de grupos y familias, que se recitaban al amor de la lumbre y que constituían al grupo al contarle su historia, incluían siempre relatos sobre sus héroes. De alguna manera, el relato era imprescindible para reconocerlos como tales.

En el mundo contemporáneo el cine ha tomado en buena medida el relevo de esos medios tan eficaces y populares de transmitir la historia. La gran pantalla es el camino por el que muchos han recibido la idea que tienen de cómo fue el pasado y cómo fueron sus gentes, y lo transmite no al modo de la historia académica, sino con la fuerza persuasiva de esos viejos relatos familiares, como ha apuntado Robert Rosenstone:

El film tradicional nos explica la historia como una narración con un principio, un desarrollo y un final. Este relato lleva implícito un mensaje moral, por lo general optimista (…) la humanidad mejora y/o ha mejorado.

El cine explica la historia mediante los avatares de individuos, hombres o mujeres (más frecuentemente los primeros), que son importantes o que han de serlo porque la cámara los ha escogido para que tengan esa dimensión en la pantalla.» (El pasado en imágenes. El desafío del cine a nuestra idea de la historia, Barcelona, Ariel, 1997, p. 50)

La historia que cuenta el cine tiene siempre protagonistas, no es nunca abstracta, no puede serlo, pero hay un caso en que esa circunstancia está todavía más subrayada: en el caso de las biografías. Los relatos de vidas en el cine, relativamente frecuentes como género, requieren un doble subrayado de la cuestión del protagonismo. Su tema es una historia con un protagonista que es, precisamente, el que hizo la historia, el que la hizo relevante. De ahí que al género biográfico en cine se le haya llamado con frecuencia “biopic”, con un barbarismo nacido del tono épico típico de las cintas de tema biográfico.

Para acercarnos al tema de cómo el cine cuenta vidas hemos elegido una película de este género que está entre las mejores de la historia del cine, Lawrence of Arabia, de David Lean, que se ocupa de la vida de T. E. Lawrence (1888-1935). Hay un cambio en el nombre del protagonista que es ya significativo, de Lawrence a Lawrence de Arabia hay una distancia importante, que tiene que ver con los hechos que hicieron famoso a T. E. Lawrence y que son, precisamente, el asunto de la película, aunque no de toda, como veremos enseguida. La película tuvo éxito: ganó siete Oscar, incluido el de mejor película, en 1962, todo un récord de reconocimiento en su propio tiempo.

Estándar
Uncategorized

Acerca de la Unión Soviética antes de 1945

Media_http3bpblogspot_raakl

Kravchenko, Víctor, Yo escogí la libertad, Madrid, Ciudadela, 2008.
Es un libro escrito en 1946 por un jefe de compras de la URSS en EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial que huyó de la dictadura comunista. Es interesante por la época, por el estilo, y por cómo se ven las cosas 62 años después. Me ha interesado especialmente la visión del pacto nazi-soviético desde Rusia, la absoluta falta de mención de la guerra civil española, y la descripción de la hambruna en Ucrania y de las purgas de Stalin vistas sobre el terreno. La historia de su relación con la policía política es de novela, de hecho hay novelas que seguramente se basan en testimonios como éste. Se lee fácil y se aprende historia. Mejor si se sabe algo de la época antes de abordarlo, claro.

Estándar