Uncategorized

Para entender la Rusia del siglo XIX

Esta deliciosa narración rusa del último tercio del siglo XIX es un retrato en clave irónica del mundo de la industrialización y los imperios.

Leskov

Walter Benjamin piensa que es una obra maestra como narración, y la cita como ejemplo acabado de un género que se ha perdido, o que se está perdiendo, en nuestro tiempo. Probablemente es así. Se lee en muy poco tiempo e invita a la relectura y al sosiego, como los relatos clásicos tal como los evoca Benjamin. Y desde luego no tiene nada de ideológico. En cambio posee una fortísima carga humana, y una aguda crítica de la estupidez en que muchas veces degenera el poder, tecnológico, político o simplemente cultural. Inevitablemente la obra fue polémica, mucho. Para interpretarla hay que manifestar a las claras la propia visión del mundo.

La edición que he leído (Impedimenta, Madrid, 2007), es una cuidadísima traducción de Sara Gutiérrez, que ha hecho un excelente trabajo. Gracias a ella se pueden disfrutar algunos rasgos del fino humor de Nikolai Leskov sin conocer el ruso.

Estándar